miércoles, 23 de marzo de 2016

Tejiendo con telar también se aprenden matemáticas


Hoy Carmen recuperó su telar de la parte superior de la estantería, no hay nada como estar de vacaciones para sacar juguetes de otra época.
El telar es un instrumento de enorme importancia en las matemáticas:
- Contar, hacia adelante y hacia atrás.
- Contar salteado.
- Sumar.
- Restar.
- Multiplicar.
- Dividir.
- Formas geométricas.
- Simetría.
- Copia de patrones..
- ...

Podría seguir añadiendo ítems al listado.
Pero no quiero perder el de la creatividad, poner en juego las texturas de las lanas y cordones, los colores, ... la utilidad de la pieza que se esté tejiendo... ¿puede haber algo más completo para el aprendizaje?

martes, 22 de marzo de 2016

Multiplicar con las perlas Montessori

Esta mañana cerrando cosas he tenido que terminar unos asuntos para mi próximo libro, y me he encontrado que no tenía a mano un tablero Montessori para multiplicar con las perlas, pero tampoco las perlas. Así que, vamos a utilizar un poco de imaginación...

1. Una visita rápida a la ferretería a por unos alicates, y un poco de alambre.
2. Vamos a una tienda de esas que encuentras casi de todo, unas cuentas de collares pueden servirnos para hacer las perlas.

Fuente: Tiger
 3. Un paquete de post-it de varios colores, que pegaremos sobre una cartulina. Si tienes tiempo, estará mejor que lo plastifiques con un poco de plástico adhesivo.

Y el resultado:


Ahora solo te queda aprender a multiplicar con esta maravilla, te dejo un vídeo para que ilustre el procedimiento.


domingo, 20 de marzo de 2016

Enseñar a los niños a medir longitudes

¿Quién no ha comprobado que a los niños les gusta medir?
Les encanta medir, si les damos una cinta métrica, medirán las sillas, la mesa, su altura -les encanta eso de hacer marcas en la pared-.

Hoy quiero animaros a jugar con los niños con la medida de la longitud, partiendo de que medir es un acto complejo, y que los niños, antes de aprender a medir deben saber clasificar y seriar.
Hemos de comenzar estimulando los sentidos, y utilizando las partes de su cuerpo, o posibles sustitutos en forma de juego.
Vamos a utilizar la mano, ¿cuántas manos mide el largo de la alfombra?

Fuente: Dealz

Si utiliza su propia mano, no llegará a percibir la totalidad del número de manos, o la importancia de colocar siempre la mano de la misma manera.
En este caso estamos comparando, utilizamos las manos, o incluso la cinta métrica, y el acto se llama comparación indirecta.
La ventaja de utilizar estas manos de gomaeva, es que el niño puede poner una, dos, tres, ... y después podrá contarlas, esto desde el punto de vista de la didáctica, es lo que pasa de ser comparación indirecta a llamarse medida, porque ya estamos asignando una unidad -un referente- sea el número de manos, o de centímetros en la cinta.
Podemos medir también objetos que no sean tan sencillos, en el sentido que las delimitaciones, no tienen por qué ser líneas rectas.
Por ejemplo, ¿qué longitud tiene el contorno del vaso donde bebemos?

Podemos ayudarnos de los limpiapipas,


Los niños rodearán la figura con limpiapipas respetando la forma que tenga, podemos cortarlas y luego dejarlas extendidas, para ver qué vaso tiene más o menos contorno.

Seguro que te surgen muchísimas ideas para buscar objetos que comparar y medir, ¿te animas?

domingo, 13 de marzo de 2016

Aprender las tablas de multiplicar

No es la primera vez que os hablo de multiplicación en este blog, ya me acerqué al tablero Montessori en una entrada anterior.
Hoy voy a trabajar con la multiplicación con regletas, y diréis, habiendo tantos temas, ¿por qué repites? Bueno pues en primer lugar porque voy a intentar abordar distintas formas de trabajar con los niños diferentes contenidos o competencias, pero segundo, porque creo que como mamá, la vez en que me he sentido más preocupada con el aprendizaje de mis pequeños en cuanto a las matemáticas, es cuando trajeron a casa un folio con las tablas escritas, con el único objetivo de colorearlas, sin saber otra cosa más que era otra operación después de la resta, y que había que aprenderlas casi que cantando, así que me vi con muchos años menos y en la clase de doña Feli, que era mi maestra allá por los siete años.
Comenzaremos trabajando con las regletas simplemente, sabiendo que cada una de ellas está asociada con un número:


Y ahora nos acercamos a la multiplicación:


El niño podrá ir trabajando únicamente con las regletas rojas (2), una regleta, dos regletas, tres regletas, ... y más tarde viendo a cuántas piezas blancas (1) corresponden.
Una vez  que hayamos terminado con la tabla del 2, podemos trabajar con la del tres, y las regletas verde claro, y así sucesivamente.

Pero aún vamos a encontrar una ventaja más en el hecho de aprender las tablas con regletas, y es que al tiempo vamos a ir conociendo las diferentes direcciones de la operación, o lo que es lo mismo, la propiedad conmutativa:


No me queda más que decir, que hagamos una reflexión en cuanto al lenguaje, y es que si enseñamos el lenguaje de las matemáticas al tiempo después ese uso ayudará cuando los números sean más complejos.
¿A qué me refiero con esto?
Si en vez de decir, 2 x 3, decimos "dos veces tres", podremos ilustrar de forma más sencilla el significado real de la operación. ¿Lo intentamos?

Conviene que vayamos poco a poco, aumentando las cantidades, sobre todo que puedan ver el significado de la operación y la equivalencia de las posiciones.

Ahora te dejo practicar con tus pequeños, ¿me contarás qué tal te ha ido?

martes, 8 de marzo de 2016

Regala una historia de mates

Como sabéis participo en otros espacios blogeros, y hoy quiero importar una entrada de ayer de uno de estos espacios donde hago algunas recomendaciones de lectura para vuestros peques, y no tan peques, porque también se pueden aprender matemáticas a través de las lecturas.

http://blogs.unir.net/blanca-arteaga/5261-leer-para-aprender-matematicas-i

Fuente: http://blogs.unir.net/blanca-arteaga/5261-leer-para-aprender-matematicas-i

domingo, 6 de marzo de 2016

Decenas

Fuente: Aliexpress


La verdad es que no me gusta escribir dos entradas el mismo día, pero es domingo, y acabo de encontrarme en la red, una profe genial, que tiene un embudo mágico, que seguro que puedes construirte fácilmente para practicar con los peques las decenas, porque recuerda que es súper importante que los niños dominen las posiciones de las cifras para después trabajar con seguridad las operaciones.

Coches, caras y gestos para contar

Esta mañana en el supermercado me he encontrado este par de bolsitas, parecía que estaban diciendo ¡comprameeeeeeeee!
Fuente: Dealz
Pues ya las tengo en casa, y para qué sirven me diréis, pues podéis sacarle un montón de partido para trabajar con los pequeños de la casa.

Por ejemplo:

1. Autobuses y pasajeros: en cada coche me caben 5 pasajeros, pero todos tienen que tener un gesto diferente. Los niños construirán  sus diferentes opciones a partir del material.
Esta misma situación, podemos darle un punto mayor de dificultad, limitando los colores por ejemplo, diciendo "solo puedes utilizar un color para las caritas y otro para el coche".

2. Otra opción es limitar el conjunto grande, por ejemplo, los coches azules, son para 5 pasajeros, los rojos para 4, los verdes para 3, y los amarillos para 2. Les daremos un montón de caritas, que serán los amigos que van de excursión, y tendrán que buscar diferentes opciones para que todos lleguen al destino. Por ejemplo utilizan diferentes consignas:
- Distribución cualquiera
- Menos número de coches
- Mayor número de coches
- Todos del mismo color
- En un coche no puede haber un viajero del mismo color...
Así puedes añadir distintas variables, dependiendo la dificultad que quieras darle.
Puedes empezar solamente con un color de coche, y poco a poco ir aumentando más, e ir además aumentando el número de viajeros.

3. La última opción será, cubrir las plazas que dejaron los amigos, por ejemplo, colocaremos en alguno de los coches, una carita, o dos o tres, y deberán repartir el resto que dejemos en los huecos que quedan.

Todas estas actividades nos ayudarán a que el niño, domine el concepto de cardinal de un conjunto, o lo que es lo mismo, el número de elementos que tiene.

Si no encuentras esto en tu súper, siempre puedes construirlo con gomaeva o cartulina.

¡A jugar!

jueves, 3 de marzo de 2016

Si bajas la escalera multiplica, que es más fácil

Fuente: Flickr

Mi fuente de inspiración de hoy son mis hijos, como otras veces, y una conversación que escuché entre ellos la pasada semana:

Juan (8 años): ¿Cuántos centilitros son un litro?
Carmen (11 años): A ver Juan tienes que poner en la escalera para arriba cada escalón entre diez, para abajo por diez.
Juan: Y esa tontería de la escalera si aquí no hay escaleras; centi... pues serán cien digo yo.

Así hemos aprendido todos el cambio de unidades, y todos en algún momento hemos estado en esa escalera situados pensando si bajar o subir.
Bueno, pues me voy a acercar únicamente a dos magnitudes, pero... sin escalera ¿de acuerdo?
Voy a acudir a wikipedia, y tomaré prestada una de sus imágenes. Tu en casa, para trabajar con los niños coge una regla cualquiera, y puedes ponerle otros números pegando pequeños gomets.

Fuente: https://es.wikipedia.org/wiki/Cent%C3%ADmetro

El niño sabe lo que es un centímetro, están acostumbrados medir con estas reglas o con el metro de la caja de herramientas. También observan esas pequeñas rayitas que tenemos entre una y otra. Pues ahora si hemos transformado la regla si no encontramos una de milímetros, es tan sencillo como:
¿En un centímetro cuantos milímetros caben? ¡10! Así pues es 10 veces más grande, quizá te apetezca ilustrarlo con las regletas.
Por eso para pasar de centímetros a milímetros hay que multiplicar por diez.
Y ¿en un decímetro cuantos centímetros caben? Vamos a contar, 1, 2, 3, 4, ... 10. Por lo tanto, un decímetro es 10 veces más grande que un centímetro porque caben 10.
Podemos construir reglas con distintas unidades, o más grandes utilizando las baldosas del pasillo.

Ahora, pasemos a la superficie, es habitual encontrarte chavales que quieren convertir metros en metros cuadrados, y esto es porque no entienden la diferencia entre uno y otro.
Desde tu regla, haz cuadrados de papel.
Pequeñito, de 1 mm de lado.
Mediano, de 1 cm de lado.
Grande, de 1 dm de lado.

Córtalo, que vean cuantas piezas necesitan para cubrir todo el espacio.
Vas a necesitar muchos, pero lo importante es que vean que con el metro podemos medir los bordes de los cuadraditos, pero la superficie no. Y que vayan completando los cuadrados a partir de los más pequeños, para que así asocien el paso de una medida a otra a ¿cuántas veces cabe éste entre éste?

¡Venga a practicar!