viernes, 26 de febrero de 2016

Los decimales, y la importancia del orden





Juanillo acaba de empezar con los decimales, y hoy hemos dedicado un rato a hacer montones con los bloques multibase, pero como sé que muchas de vosotras no tenéis estos cacharritos en casa, vamos a trabajar los números decimales con los palillos y las hueveras. Vamos a preparar los intrumentos necesarios:

- Un par de hueveras
- Unos pocos gomets, o cualquier papelito de colores que puedas pegar
- Un paquete de palillos, mejor de esos que son más largos
- Una pinza, súper importante, que es la coma



Para preparar las hueveras vamos a colocar los gomets de dos tamaños pero si te fijas respetando los colores con las posiciones, rojo para las unidades enteras y las décimas, naranja para las decenas y las centésimas, ...

Es importante que cuando empecemos con estos números los niños dominen la suma de naturales, eso significará que dominan las posiciones, y saben que los naranjas son diez de los rojos, o los negros son 100 de los rojos, o 10 de los naranjas, ...

Comienza representando los números poco a poco, de pequeñitos a más grandes. Por ejemplo, 123,4:



1 manojo de 10 manojitos de 10 palillos

2 manojos de 10 palillos

3 palillos
 PINZA

4 trozos de dividir un palillo en 10 partes

5 trozos de de dividir en 10 trozos cada trozo de dividir un palillo en 10 partes


Sé que es difícil esto de partir palillos, por eso lo de los bloques multibase de apoyo viene muy bien, porque de esta forma podemos ir acompañando la representación.
Lo importante es que de la pinza a la derecha se hacen manojitos, de la pinza a la izquierda hacemos trocitos.
Puedes acompañar la ilustración con moneda, los niños están acostumbrados a actuar bien con los euros y los céntimos, pues aquí lo mismo, juega con euros, céntimos, billetes de 10 euros, y... ¡unos cuantos billetes de 100!.
Una vez que tienen dominado la posición, podemos pasar a la suma, tal como lo haríamos sin esa coma, en orden y de derecha a izquierda, puedes recordar cómo hacer la suma AQUÍ.

Y una vez que has practicado los suficiente con las hueveras, puedes combinar con los recursos digitales, uno que está genial es éste, ¡a jugar!

https://dl.dropboxusercontent.com/u/44162055/mistrabajos/calculamos/index.html

Fuente: https://dl.dropboxusercontent.com/u/44162055/mistrabajos/calculamos/index.html

En el aula con Blanca: Sumar no es colocar un número debajo de otro


En el aula con Blanca: Sumar no es colocar un número debajo de otro: Hoy quiero acercarme a una operación, la suma, y sobre todo la forma que tenemos de enseñarla en las escuelas. Mi entrada, se justifica...

jueves, 25 de febrero de 2016

Las posiciones de los números


En otras entradas os he hablado ya de este asunto, al que quiero dar especial importancia hoy, las posiciones de los números.
Nuestro sistema de numeración es posicional, dicho de otra manera no es lo mismo 12 que 21, ¡o que te lo digan a tí cuando vas a la compra qué distinto es uno y otro!.
Para los niños es súper importante manejar las posiciones: unidades, decenas, centenas, ... antes de comenzar con las operaciones, aunque sean sencillas, porque esto evitará mezclar cosas, y le facilitará la comprensión de los posteriores algoritmos.
Hoy os presento un juego, que si bien, le llama regletas, en realidad está construido con bloques multibase.
¿Le dejas al peque jugar esta tarde un ratito en tu tablet?

Fuente: http://ares.cnice.mec.es/matematicasep/a/1/ca1_04.html



viernes, 19 de febrero de 2016

Ikea y su wari


¿Sabéis que en Ikea también se pueden comprar juegos de matemáticas, además de muebles resistentes a los juegos de los niños?
Hace pocos meses, llené mi bolsa amarilla con un tangram de colores, un ábaco gigante, y un juego que no conocía pero que pensé, ¡seguro que le sacas partido!
Pues, ¡lo saqué!
Investigando por ahí, supe que se llama Wari, claro nada que ver con la etiqueta en sueco que tiene la caja, y que está dentro de lo que se llaman los juegos de siembra.
Podéis conocer las reglas y alguna cosilla más en este artículo (DESCARGA).

Las reglas que se describen en este artículo:

Los movimientos consisten en recoger las semillas de un cuenco propio (de la hilera del lado del jugador) y sembrar una semilla en cada uno de los cuencos siguientes en el sentido contrario a las agujas del reloj. Se juega por turnos. Llamaremos Jugador Sur al que juega en la parte inferior del tablero(casillas A – F) y Jugador Norte al que juega en la parte superior (casillas a – f). Cada jugador trata detomar las semillas de los hoyos de su adversario. Lo consigue cuando la última semilla distribuida cae en el hoyo del adversario que sólo contiene una o dos semillas. Con la semilla depositada, el total asciende a dos o tres. Éstas son capturadas, retiradas del juego y almacenadas en el granero del jugador. Después de efectuar una toma, un jugador puede capturar las semillas del hoyo precedente, así como las de los siguientes, si (a) los hoyos se encuentran en el lado del adversario, y (b) cada hoyo contiene el número deseado de semillas, es decir, dos o tres.
A veces, cuando el juego está avanzado, hay muchas semillas en el mismo hoyo, lo que indica que al sembrar se pueden dar varias vueltas al tablero. En este caso, una regla establece que no se pueden poner piezas en el agujero que acaba de ser liberado. Con esta modalidad se pueden capturar muchas semillas si se aprovecha el momento oportuno para jugar a partir de un hoyo que esté muy lleno.

Fuente: Rupérez y García (2011, p. 161)

Sirve para que los niños practiquen el conteo, los agrupamientos y además lo hagan con estrategia, para acumular el mayor número de fichas posibles.

Conoce más sobre este juego en:
Ludoteca
Awale


jueves, 18 de febrero de 2016

Enumerar no significa que sepa contar




¿Son iguales estas dos acciones?
¿Crees que tu niño/a puede hacer las dos?

Comencemos por las primeras acciones del niño para conocer los números, ordena –por ejemplo tapones en una hilera-, clasifica –colocando a un lado de la habitación los coches y a otro lado los muñecos, y más tarde y centrándonos ya en lo que nos ocupa, enumera.

Enumerar es realizar una acción, y solamente una sobre los objetos de una colección.
Por ejemplo, cada uno de los coches se coloca sobre una de las baldosas del suelo de una habitación. Es importante, que sepamos que enumerar no tiene que significar la asignación de un número, sino cualquier cosa.

Dentro de la enumeración, está la numeración, también hacemos una correspondencia entre los objetos de una colección y una lista de palabras, los números, respetando el orden.
Por ejemplo, tengo un manojo de rotuladores, y al tiempo que los apoyo en orden sobre la mesa voy diciendo: uno, dos, tres, ...

El procedimiento de contar implica saber enumerar una colección , lo que significa saber recorrer uno por uno los elementos sin dejar ninguno, ni repetir ninguno, conocer una secuencia de numerales (uno, dos, tres...) y realizar una correspondencia uno a uno entre los objetos de la colección y los numerales de la secuencia. Así, cardinar una colección es asignarle el último numeral de la secuencia de numerales al aplicar el conteo.
Al principio, los niños comienzan aprendiendo el conteo oral como simple recitación de la secuencia numérica. Sin embargo, contar (el conteo de objetos) supone mucho más que esta simple recitación.

Para comprobar que saben contar:
1. ¿qué sucede con el orden? ¿sabemos ir adelante y atrás?
2. ¿distinguen el último de la lista de la cantidad de objetos del conjunto?

Tenemos algunas pautas más que seguir para saber si el peque sabe contar, pero comienza por éstas, y nos cuentas qué ha sucedido.

Y siempre recuerda, que porque sepa la canción del Cantajuego de los números, no significa que sepa contar.



miércoles, 17 de febrero de 2016

Calculando medias


Canals, M.A. (2011). Las regletas. Barcelona: Rosa Sensat (p. 26)
Seguro que has tenido que calcular la media más de una vez, esas notas de los exámenes en una evaluación que no sabían "en cuánto" se iba a quedar, varias percepciones económicas que "en media" te da un sueldo de..., ...
Bueno, la cosa es que el niño hoy ha traído el cálculo de la media, y mecánicamente está claro que lo entiende:
Sumamos todos los datos, y dividimos por el número de datos que tenemos

Pero, ¿y si le ayudamos a que visualice el asunto?
Pues, me voy a acercar a las regletas, veréis que es un material al que voy a recurrir en otras ocasiones.
Tengo cuatro regletas, de longitudes 3, 7, 8, 10.

Y la pregunta es, ¿puedo conseguir con estas cantidades conseguir cuatro regletas iguales?
Los niños deberán manipular y sustituir las regletas por otras semejantes (misma cantidad) pero que sean fácilmente separables.
Podemos llegar a una situación como esta:


Ahora sería suficiente, convertir las regletas blancas (1) en una negra (7).
Y vemos que la media de los cuatro números de partida es 7.

¿Practicamos con otros números?

Si no tienes regletas puedes construirlas con papel, y luego quizá plastificarlas, DESCARGA (tomape.com).

Recuerda que es importante respetar los colores.


¡Os animo a comprar el libro de regletas de María Antonia Canals que se referencia más arriba, es genial!

viernes, 12 de febrero de 2016

Ay... el nene trae hoy ecuaciones


Ese momento en el que te enseña la hoja de deberes y ves... ¡ecuaciones!.
Y a la cabeza te viene eso de lo que está sumando pasa restando, y lo que multiplica pasa dividiendo, pero... ¿qué era eso?
Vamos a comenzar explicando al chaval lo que significa igual, y tú me dirás, pues eso, un signo de resultado, ¡error! El igual tiene varios significados, y muchos niños tienen problema con eso, veamos de una forma sencilla:
1. Yo tengo 5+3=
El significado de ese igual es "resultado", es una igualdad numérica.

2. Yo tengo x+2=3
El significado de ese igual es "equivalencia", esto es una igualdad algebraica.

Y hay más cosas, como el a+b=5 que también es algebraica pero distinta, ...

Pero tranquilas para lo que estamos aquí es para distinguir las situaciones 1) y 2), y que nuestros peques aprendan a resolver ecuaciones, pero entendiéndolas.

Los niños suelen ver este signo como un "operador" no como un signo que relaciona, ¡hemos de enseñarles que con el igual no hay que hacer nada, que sirve para guiarnos simplemente ahora en el inicio!.
Primero vamos a practicar operaciones, por escrito, AQUÍ podéis decargar algunas páginas fotocopiables.
Una vez que ya tengan dominio de la suma y la resta, vamos a la ecuación. Pero primero desde los ejemplos,
x+2=3: María tiene 2 euros y Juan le da alguno más, y ahora tiene 3, ¿cuántos le da Juan?

Es importante que interpreten el significado de la incógnita, podemos acompañar nuestro ejemplo con irles escribiendo la ecuación.

Desde este contexto, será sencillo saber porque hemos de resolver haciendo 3-2, porque los euros que tiene después, quitándole los que tenía María, me resulta los que dió Juan.
Así, puedes seguir con otro ejemplo, y otro...

Para practicar online cuando ya sepan resolver las más sencillas:
http://web.educastur.princast.es/ies/pravia/carpetas/recursos/mates/recursos_2005/interactivos/balanza/balanza1.htm


miércoles, 10 de febrero de 2016

Puzzles con números

Poner un poco de aventura a esto de hacer operaciones siempre tiene una parte de emoción, que facilita la motivación por el aprendizaje.
Pues hoy quiero presentarte los puzzles de números y operaciones, algo así como el sudoku pero que tiene un poco más de emoción.
El juego es un tablero cuadrado, que podemos elegir sus dimensiones. El de 2x2 solo trabajaremos con el número 1 y 2; el de 3x3, trabajaremos con el 1, 2, y 3; y así sucesivamente.
El tablero viene en blanco, agrupando varias casillas y poniendo una consigna de resultado arriba.
Por ejemplo, fíjate en la imagen, que ya está resuelta. En el trozo rojo, nos pedía que los números sumasen 9, así la única posibilidad sabiendo que es un tablero 5x5, es que fuese el 4 y el 5. El orden no importaría, entonces ¿qué determina el orden?
Pues lo determina que ningún número debe repetirse por fila y por columna, así que colocaremos alguno que luego tengamos que cambiar de sitio, ¡casi seguro!
Así, la parte amarilla al dividirla me da 2, o la parte naranja al restarla me da 4.


En la página que te recomiendo, puedes crearlos, con más o menos operaciones, con más o menos dificultad, puedes imprimirlos, puedes... ¿ponerte a jugar con tus peques esta tarde?

Fuente: http://www.kenkenpuzzle.com/


Cierra la caja, un juego de cálculo mental

¿Que se le están cayendo los dientes y necesitas mandar un mensaje al Ratoncito Pérez? Pues quiero presentarte un juego chiquitín, que seguro que al señor Pérez le resulta fácil transportar hasta debajo de la almohada de tu pequeño.
¿Para qué sirve? Para facilitar el cálculo mental, mediante la suma y la descomposición de números, de manera muy divertida.
Shut the box. Tiger
Yo te voy a contar una forma de juego, pero seguro que tú con tu peque, encontráis otras muchas formas de sacarle partido a tan bonito juguete.
El primer jugador lanza dos dados y suma el resultado obtenido, en el caso de la imagen suma 5, ahora qué podría hacer:
- bajar el 5
- bajar el 2 y el 3
o,
- bajar el 1 y el 4
Ahora tenemos dos opciones, o pasa al siguiente jugador, o sigue el primero, hasta perder su turno cuando ya no puede bajar más números.
Me gusta más la opción de que continúe el primer jugador con las tiradas, y que cuando ya no pueda continuar la puntuación que obtiene puede ser:
- la suma de los que quedan levantados.
- el número que resulta de los que quedan levantados, por ejemplo, si le quedó el 2 y el 7, el resultado que acumula sería 27.
Así, al terminar ganará el que sumando menos puntos tenga.

¿Te animas a cerrar la caja?


martes, 9 de febrero de 2016

Sube la escalera, baja la escalera

Y es que las escaleras son de lo más socorrido en las clases de matemáticas. ¿Recordáis aquello de "si subes la escalera, que es más difícil divides, y si la bajas que es más fácil multiplicas"?, andábamos con los cambios de unidad en las magnitudes, y lo normal que es que ni supiésemos porque subir era unas veces 10, otras 100, y a veces hasta 1000, pero otro día nos ocuparemos de estas cosas de medida.
Hoy quiero seguir con los enteros, en la línea del último post Mi niño ha empezado con los enteros, y solo quiero presentaros un par de juegos más.
El primero en formato ascensor, podemos construirlo en papel, y acompañar nuestros movimientos arriba y abajo con una pinza o con una pieza. El objetivo de nuevo es que se entienda el orden de los enteros y se vayan introduciendo las operaciones.

Este juego, podemos hacerlo con movimiento sobre las escaleras. El rellano entre pisos será el cero, hacia arriba los positivos, hacia abajo los negativos, y la mamá daría instrucciones de los pisos que hay que subir y bajar. Eso sí, ¡prepárate cuando aparezca un vecino y te mire con cara de que estás loca haciendo a los niños subir y bajar!
El segundo parecido al que presentábamos el otro día, tendremos un único dado. Por ejemplo, salimos de -5, y lanzamos el dado, sale tres, avanzamos y llegamos a la casilla +5:
-5+5=0
Tiramos de nuevo, y sale dos, llegamos a la casilla +3.
Lanzamos de nuevo, y sale 1:
+3+4=+7


Y así sucesivamente, puedes hacer el tablero tan grande como quieras y con números más o menos grandes para controlar los niveles de dificultad.

Este tipo de tableros puedes introducirlos con otras operaciones, colocando en la casilla además del número la operación a realizar, y será mucho más divertido para los mayorcitos. ¿Cómo termina el juego? Pues podemos poner una cuota, por ejemplo, 20, y gana el que llegue o lo supere primero.

¿Jugamos?

sábado, 6 de febrero de 2016

Mi niño ha empezado con los enteros

¿Pero qué es eso?
Alguno/a estaréis en ese momento, en el que niño llega y dice ¡no entiendo los enteros! Y ahí entra el momento crisis, ¿qué era eso? Entero, pues será todo ¿no?
Pues no, los enteros son esos numeritos que van después de los naturales y que llevan un signo delante. Seguro que si te hablo de los números rojos del banco, lo entiendes mejor, pues los del menos son esos, ¡los rojos!.
Ah!!! Aquello del más por menos es menos... pero en esto entramos otro día. Hoy vamos solo a presentar los enteros. Y lo voy a hacer con un juego de calle, creo que mi situación del fin de semana en una sala cerrada me condiciona a intentar hacer un juego al aire libre, y ¿qué necesitas?
Pues una tiza para dibujar en el suelo, o un palo si estás en la playa, y un dado -ahora se comercializan unos de un material blando- que pueden resultar geniales para jugar en la calle y si los llevas en el bolso no ocupan mucho.


Bueno, pues tenemos que hacer un dibujo en el suelo, más o menos con esta forma:


¿Cómo vamos a jugar? Primero te recuerdo, los números enteros tienen un orden, si yo te pregunto ¿qué es más pequeño 7 o -7? o de otra manera ¿qué es mejor que te dé 7 o que te los quite? -esta última pregunta habría que matizarla, pero ahora nos vale para que lo entiendas-.

Pues jugaremos primero solamente dándonos un paseito por el dibujo de forma ordenada, para arriba, para abajo, saltando de uno en uno, o de dos en dos, ...

Una vez que tengan el orden más o menos claro, incorporamos el dado. Salimos de -7, y lanzamos, por ejemplo, sale 5 pues avanzamos 5 en sentido de las flechas, estaremos en -2. Si ahora lanzamos el dado y sale 3, nos posicionaríamos en 1.
Poco a poco, no solo vamos trabajando el orden, y la diferenciación de positivos y negativos, sino también estamos trabajando las operaciones.
Vamos a avanzar con el juego, ahora uno de los dados vamos a cambiarlo, y con unas pegatinas tapamos tres caras con un más, y otras tres con un menos. Y repetimos lo anterior, pero ahora en la tirada, tiramos los dos.
Salimos de -7, y lanzamos, por ejemplo, sale 4 y positivo, pues avanzamos 4 en sentido de las flechas, estaremos en -3. Si ahora lanzamos el dado y sale 2 y más, nos posicionaríamos en -1; y si sale 2 y menos, nos posicionaríamos en -5. ¿Qué pasa cuando haya operaciones que nos dé como resultado un número que no está en el tablero, es decir que no podemos avanzar porque llegamos a los bordes? Pues nos quedaremos quietos y en la casilla que estemos y perderemos un turno.

Ganará el primero que llegue al 7.

Este juego, que trabajado al aire libre puede además hacernos disfrutar de espacios exteriores, y permite que el niño se mueva puede trasladarse a casa, ¡si llueve por ejemplo! y dibujaríamos el tablero sobre un folio, y cambiaríamos los movimientos de los niños por un garbanzo por ejemplo.

¿Lo intentas?

viernes, 5 de febrero de 2016

Origami y matemáticas

Fuente de la imagen: Origamispirit

Casi comenzando el fin de semana, voy un poco de cabeza. Tengo que trabajar fuera de casa, ... eso significa que todas aquellas tareas que de otra manera haría el sábado, la compra, la plancha, la lavadora, ... las hago hoy, o las dejo abandonadas he de confesar. Pero que no os quiero aburrir, que aquí estamos para hablar de matemáticas.
Hoy os quiero hablar de doblado de papel, algo que para las matemáticas, tiene infinitas bondades, no solo desde la geometría que los chavales pueden conocer propiedades de las figuras, sino que les ayuda a tener mayor visión espacial, despierta su creatividad y su sentido estético. Y además... este fin de semana va a llover, ¿no os parece una buena forma de pasar la tarde del sábado en casa calentitos al lado del radiador?
Os dejo un documento, con fundamento matemático, hay alguna fórmula por ahí, pero sencillito para que podáis trabajar con el papel, haciendo cosas ¡muy chulas!. Y si alguien se anima, ¿me mandáis alguna foto de los resultados?

DESCARGAR AQUÍ


Fuente: Geometría con papel (papiroflexia matemática)
Covadonga Blanco García y Teresa Otero Suárez (2005)

miércoles, 3 de febrero de 2016

Multiplicar con el tablero Montessori

Fuente: Jugarijugar

¿Todavía estais aprendiendo a multiplicar cantando la tabla? Muchas veces oigo eso de que las tablas hay que aprenderlas de forma necesaria, y no me voy a poner yo en contra ahora, pero sí que hay que aprenderlas pero antes sabiendo de dónde salen las cosas y justificando el proceso.
Me voy a acercar hoy a ello con una herramienta que se llama el Tablero Perforado de Montessori, sobre todo para que veáis lo fácil que es que los niños comprendan lo que significan las tablas de multiplicar.


Pero como estamos en crisis, como dice mi hijo, podemos construir nuestro propio tablero con el cartón de una caja de leche, y hacer las fichas con un puñado de alubias planas, más que nada para que no rueden.
¿Lo intentamos hoy?

martes, 2 de febrero de 2016

Matemáticas de qué...?

Y cuando tienes que demostrar que estás enterado de la ordenación del Sistema Educativo, y ¡no tienes ni idea!.

Pues esta es la situación, que agradezco me haya dado una pista mi amiga Montse en una conversación nocturna, hablando de matemáticas.
El Sistema Educativo, no para de cambiar... vienen unos ¡una ley!, ... llegan otros ¡vamos a por otra! y así una legislatura tras otra. Pero nadie se plantea que una ley para ver resultados no es una cosa de un año, ni de dos, ni de diez, sino de una generación que pasa al completo por un itinerario educativo, pero... no entremos en política. La cuestión es que los pobres padres y madres no tienen ni idea muchas veces de dónde está su hijo, en el nivel quiero decir, y ya entrando en pormenores qué asignaturas tiene.
Bueno, pues como eso no puede pasar, porque demostrar que no sabemos sería quitarle importancia a lo que el chaval está haciendo y en este terreno eso traería consecuencias, ¡vamos a darle una vuelta a las mates!.
En Infantil, ¡no hay asignaturas! Tranquilos, no las han traído, y hay que decir que en este último cambio a la LOMCE -así se llama la ley actual- la Educación Infantil la han dejado más o menos tranquilita.
En Primaria, se llaman matemáticas, con todas sus letras y sin apellidos. No os sorprendáis que todos los años den los números naturales, enteros, ... eso pasa, así es el currículo.
En Secundaria, en los dos primeros años igual, matemáticas, pero en tercero, ¡tienen que elegir! Angelitos si no van ni siquiera solos al colegio, y ya a tomar decisiones para la vida. Bueno, tampoco me voy a meter en eso de la independencia del niño, la resiliencia, ... vamos con las matemáticas en tercero. Son dos:
  • Matemáticas Orientadas a las Enseñanzas Académicas
    Matemáticas Orientadas a las Enseñanzas Aplicadas
Y están en el bloque de las llamadas asignaturas troncales.
Y la LOMCE además dice "a elección de los padres, madres o tutores legales o, en su caso, de los alumnos y alumnas" (p. 97873), vamos que más o vale estar informados o cuando os llamen al instituto no vais a saber ni qué decir.

Y es que la decisión en tercero, no es vinculante, pero en cuarto leemos:
"Los padres, madres o tutores legales o, en su caso, los alumnos y alumnas podrán escoger cursar el cuarto curso de la Educación Secundaria Obligatoria por una de las dos siguientes opciones:
a) Opción de enseñanzas académicas para la iniciación al Bachillerato.
b) Opción de enseñanzas aplicadas para la iniciación a la Formación Profesional.
A estos efectos, no serán vinculantes las opciones cursadas en tercer curso de Educación Secundaria Obligatoria" (p. 97874).


Cuarto ahora es el segundo ciclo de la ESO, pues lo mismo entonces para el nombre de las asignaturas.

Y cuidado que a partir de aquí, no condiciona del todo, pero sí un poquito. Si os interesa esto lo tratamos en otra entrada.


Fuente: MECD

Y en Bachillerato, lo tenemos como estaba, las matemáticas de Ciencias Sociales y las Científicas, vamos que las fáciles y las difíciles, según los chavales, que no voy a entrar en eso ahora, pero creo que no es tan así la distinción.

Fuente: LOMCE

¿Pero qué le estás diciendo al niño?


Fuente: Flickr
Cuando nuestros niños traen a casa el resultado de alguna prueba escrita de matemáticas, solemos tener dos opciones:

1. Entrar en cólera, y hacer al niño aún más pequeño de lo que se siente en ese momento.
2. Utilizar una frase típica, ¡tranquilo cariño que yo también soy de letras!.

Pues confieso, que ninguna de las dos me gusta. En la primera, estamos situando el foco de atención en una prueba, que medirá rendimiento, y que no siempre estará bien diseñada. No quiero que se piense con ésto que voy en contra del profesor, pero confieso como profesora que esto de poner exámenes es lo más difícil que hay en nuestro día a día. La cuestión, que el niño, se siente que no está haciendo feliz a mamá y a papá, se siente mal, a los gritos responde con llantos, y... la próxima vez que tenga un suspenso, ¡ni te lo va a decir!, ya te enterarás al final de la evaluación.

La segunda, ¿qué va a pensar el niño?, pues que no pasa nada, total genéticamente soy como mis papás y ellos también suspendían mates, así que, para que vamos a esforzarnos en hacer nada. Total, será culpa del profesor que no lo explica bien, o del examen que no ha puesto lo que dijo que iba a preguntar, ... Vamos que a partir de una frase nuestra el pequeño se va a montar una película que argumente las razones de su suspenso.

Lo normal, pese a una respuesta u otra, es que nos empeñemos en que haga un montón de ejercicios iguales a los del examen, cual soldado en entrenamiento, y yo me pregunto, si el chaval lo ha hecho mal, ¿de qué sirve repetir lo mismo?.

Bueno, pues qué debemos hacer. Llega el examen, supongamos que hoy nuestra hija se llama María:

María: Mamá, me han dado las notas de mates.
Mamá: Sí hija? Y qué has sacado?
María: Un tres mamá.
Mamá: Vamos a ver qué ha pasado.

Cuidado con las caras que pones, que te está analizando. Aunque el examen esté lleno de rayajos rojos, o creas que se lo ha pedido demasiado al pie de la letra, o... no tengas ni idea de lo que se está preguntando.

Intenta analizar con ella el examen, y no te olvides de tener cerca el papel y el lápiz, si puedes ayudarle porque tú sepas hacerlo, y si no sabes, no te metas a donde no debes. Enséñale a analizar por qué lo ha hecho mal, que seguro que ella sabe y tú puedes ayudarle a ser crítica, y si le causa miedo o duda esta situación, ayúdale a expresar las dudas por escrito en su cuaderno para que pueda preguntar al profesor.

No caigas en tópicos, de yo no sé y tengo que buscar un profesor. Esto, en el caso extremo, porque muchas veces el profesor particular se convierte en el facilitador de las tareas, y lo único que conseguimos es que el niño pierda responsabilidad y sea dependiente matemáticamente hablando.

Pero sobre todo, cuida, tus gestos y el mensaje de tus palabras. ¿Lo intentamos? Recuerda que el foco de atención no es el error, sino el niño o la niña, y si fomentamos su autoconfianza y le hacemos perder el miedo a sacar sus dudas, le estaremos ayudando a superar la situación de hoy y los cientos que le vendrán mañana.


lunes, 1 de febrero de 2016

Comenzamos

Comienza una nueva aventura, producto de esa dispersión que me caracteriza y que me hace no estar quieta demasiado tiempo.

Este blog, nace desde una idea que llevo tiempo pensando, y que se va consolidando gracias a dos pequeños amigos Jesús Macías y Rocío Garrido, que como grandes personas que son me hacen sentir cada día que aunque haya nubes grises siempre se puede volar por encima porque seguro que se puede ver el sol.

¿Para qué me he puesto tarea escribir por aquí? Pues porque ayer en un cumpleaños al que invitaron a mis hijos -el de Luisito ¡nueve añazos ya!- hablando con otra mamá Maty -¡qué no sabéis qué ilusión me hizo encontrarme con ella!- me dí cuenta cómo los papás y mamás están perdidos intentando ayudar a sus pequeños con las matemáticas, y ¡si no saben de qué manera!.


Bueno, pues para eso estoy yo, que no sé de todo, pero de matemáticas creo que un poquito, y si me preguntáis y no sé, pues ya me preocuparé yo de aprender y contarlo, porque otra cosa no me gustará pero aprender cosas nuevas y cacharrear, como que me da la vida.

Así que comienza la andadura, intentaré en los primeros días recopilar todas esas cosas que he ido colocando en otros sitios donde escribo, mi otro blog, el blog de la UNIR, y otros espacios de por ahí, y en la cabecera están ellos, mi príncipe y mi princesa, porque ellos serán la razón de que os hable de matemáticas para que las mostréis a los príncipes que serán cocineros, y a las princesas que serán científicas, en el mundo donde todos los niños y niñas disfruten aprendiendo y las escuelas colaboren de forma infinita con las familias.

¡Vamos a por ello, comenzando con una reflexión!